sábado, 9 de noviembre de 2013

Videoconferencias desechables




Skype, Facebook o el propio Google son lugares desde los que comunicarse, a través de salas con texto, voz e, incluso, vídeo. Sin embargo no vamos a hablar de estos servicios, sino de otros que permiten realizar lo que llamamos videoconferencias deshechables; lugares donde podemos organizar una charla con vídeo, sin necesidad de tener ningún programa instalado (como ocurre con Skype) ni de pertenecer a una red social (como sucede con Facebook o Google+), simplemente accediendo a una URL que ha creado el convocante de la conferencia.
Supongamos que nos hemos embarcado en un proyecto colaborativo intercentros, por ejemplo de e-twinning, y que nuestras contrapartes son dos y están a cientos de kilómetros. Queremos comunicar y llega un momento en que el contacto que proporciona el correo electrónico, el intercambio de documentos o facebook no nos vale: queremos vernos y hablar entre nosotros. Conseguirlo es sencillo con alguno de los servicios que veremos en esta unidad y que permiten crear una sala virtual para el rato que dure nuestra comunicación y a la que se accede por invitación.

CuSeeMe
Probablemente el servicio más sencillo sea CuSeeMe, para crear una sala de videoconferencia basta con acceder a la web, ponerle un nombre a nuestra sala y entrar mediante GO. Una vez allí, la URL será la dirección que comunicaremos a nuestros compañeros de charla para que accedan también.

Lo mejor de TinyChat es que para crear una sala de videoconferencia instantánea no es necesario tener cuenta (lo que sí es necesario para utilizar las salas personalizadas -2 en la imagen del manual-). Aunque permite la visualización de varias cámaras web, no conviene simultanear más de tres o cuatro para evitar que la conversación se convierta en una jaula de grillos.TinyChat